Tienda

Oferta

Colgante Genio romano (Ángel de la Guarda)

98.00  87.00 

Colgante con Genio romano equivalente a nuestro Ángel de la Guarda que tenía la función de ayudarnos y protegernos durante nuestra vida especialmente en el nacimiento y la boda.

Descripción

Colgante de plata realizado a mano en cerco de Ag.925mls. con NUMMUS romana del emperador MAXIMINO HERCÚLEO en el anverso y en el reverso GENIO romano con cornucopia y pátera con clámide en el hombro.

Moneda: NUMMUS.
Material: Bronce argentífero.
Ceca: Antioquia, tercera oficina.
Época: 250- 310 d. C.
Anverso: IMP C MA MAXIMIANVS PF AVG en exergo ANT.
Reverso: GENIO POPVLI ROMANI
Descripción: Retrato del emperador MAXIMINO HERCÚLEO en el anverso y GENIUS representado por varón desnudo en pie a la izquierda con cornucopia y pátera con clámide en el hombro.

 

 

GENIUS (Genio).

En la Roma clásica el Genius era una especie de ángel de la guarda que todo ser humano tenía consigo nada más nacer y le acompañaba y guiaba durante su vida.

Era el principio generador, la fuerza vital de ser, una especie de deificación del poder generador, una divinización del propio yo que como tal nacía y moría con cada persona. Ligado a la perpetuación de la familia y su nombre era nuestro <<alter ego>>. Las mujeres también tenían su Genius aunque el más importante era el Genius del pater familias que se transmitía a sus herederos a través del semen.

El Genius se perpetuaba en el hijo tras la muerte del padre y así sucesivamente. Estaba vinculado al lectus genialis, el lecho matrimonial que garantizaba la continuidad familiar y presidía el acto de la generación manifestándose el día del nacimiento. El Genius era quien determinaba el carácter del recién nacido, el que dirigía su vida y protegía su existencia si bien cada persona tenía un Genius distinto, diferente uno de otro.

Los lugares y las casas y edificios podían tener su propio Genius.

Como fuerza generadora se le confiaba la preparación del lectus genialis en la noche de boda aunque también estaba asociado a las fiestas de los muertos, las Larentalia y Parentalia donde se veneraba el Genii de los antepasados con ofrendas.

Recibían culto como el resto de los dioses familiares en los Lararios, capillas domésticas y este estaba limitado a la casa, era un culto doméstico, entraba dentro de los ritos desarrollados en el interior de la casa por la familia destinados a la veneración de las divinidades y numina encargadas de protegerla y garantizar su perpetuación. El culto era oficiado por el pater familias que se encargaba de supervisarlo a través del ius divinum y este culto pasaba de padres a hijos.

En le culto del Genius participaban todos los miembros de la familia incluidos esclavos y libertos. Podía oficiarse culto al Genius a diario pero su fiesta principal era el día de nacimiento del pater familias donde recibía ofrendas incruentas como vino, incienso, guirnaldas y pasteles de miel y nardos.

Se le representaba como un hombre maduro con toga normalmente praetexta que le cubría la cabeza en actitud sacrificial y sus atributos eran una pátera umbilicata en la mano derecha y una cornucopia en la izquierda.

MAXIMINO HERCÚLEO. (250 – 310 d.C)

Nace en Sirmium (Serbia), la actual Sremska Mitrovica en la provincia romana de Panonia, era de ascendencia Iliria de familia de campesinos o comerciantes. Muy pronto se alista como soldado en el ejército romano donde destaca por su valor participando en las campañas del Rin y Danubio con Aureliano, en Asia Menor con Probo y en Mesopotamia en las guerras persas con Caro, siendo ya un alto oficial, acude a la proclamación como emperador de Diocleciano también nacido en Iliria que a los seis meses al no tener descendientes varones le nombra César encomendándole el gobierno del imperio de Occidente. Maximino instala primero su capital en Tréveris (Germania) y más tarde en Mediolanum (Milán) mientras que Diocleciano coloca como capital del imperio de Oriente la ciudad de Nicomedia.

Muy pronto empieza una serie de expediciones militares para pacificar el imperio, primero se desplaza a la Galia y acaba con los Baugadas, ejecutando a sus jefes, después intenta controlar el canal de la Mancha para acabar con los piratas francos, sajones y germanos para esto escoge a Marco Aurelio Carausio pero es traicionado por este que pacta con los piratas y pasa a Britania donde se le unen sus tres legiones declarando Britania y el norte de la Galia, provincia independiente de Roma, Maximino sin flota no puede hacer nada y decide esperar a contar con mayores efectivos.

En el 288 ante el peligro de los tribus germanas especialmente los Alamanes se une con Diocleciano haciendo una campaña conjunta contra estos y venciéndolos.

En este mismo año manda a su yerno Constancio Cloro atacar a los francos, aliados de Carausio que controlaban la costa de la Galia y le imposibilitaban marchar contra Carausio, Constancio los derrota pero parece que la flota preparada por Maximino para invadir Britania es destruida por una tormenta.

En el año 284 d. C,  Diocleciano acude a Mediolanum y instituye la Tetrarquía, gobierno del imperio por cuatro emperadores, dos emperadores llamados Augustos: Diocleciano que gobernaría Asia, Egipto y Oriente con sede en Nicomendia y Maximino gobernador de Occidente (Italia y África) con sede en Mediolanum (Milán) y a su vez cada Augusto tenía asociado al poder como sucesor un César que gobernaría otras provincias, Diocleciano tenía como César a Galerio encargado de Grecia y las provincias danubianas con capital en Sirmium y Maximino a Constancio Cloro que se ocupaba de Galia, Britania e Hispania con sede en Tréveris.

Tras la instauración de este sistema de gobierno, Constancio es encargado por Maximino de la campaña de Britania contra Carausio que es asesinado antes del desembarco aunque debe acudir a Britania de igual manera pues su tesorero Cornelio Alectro se hace con el poder, Constancio vence y mata fácilmente a Alectro y recupera Britania para el imperio romano.

Maximino aprovecha la victoria sobre Carausio para marchar al norte de África en campaña contra los bereberes a los que vence y más tarde en el año 299 d. C se retira a Roma dejando a Constancio la gestión de los asuntos bélicos, en Roma preside los Juegos Seculares.

En el año 304 quizá obligado por Diocleciano se ve obligado a abdicar junto con él pasando a nuevos Augustos Constancio y Galerio retirándose ambos de la vida pública.

Tras la muerte de Contancio, su hijo Constantino se proclama César de Britania y la Galia, un poco más tarde hace esto mismo Majencio, el hijo de Maximino que había sido excluido de la sucesión imperial y se proclama princeps invicto de Italia con la esperanza de que sea reconocido como César por Galerio pero este deseando evitar otros levantamientos similares no lo reconoce y envía a Severo con un gran ejército para que marche sobre Roma sin embargo la mayoría de los soldados que habían luchado junto a Maximino abandonan a Severo y se pasan al lado de Majencio que les había prometido gratificaciones y le reconocen como César, Maximino ante esta situación abandona su retiro y vuelve a Roma para apoyar a su hijo, compartiendo ambos el poder. Maximino viendo la situación de superioridad de Galerio marcha a la Galia para negociar el apoyo de Constantino y ambos sellan un pacto con la entrega de Fausta, hija de Maximino como esposa a Constantino. A su vuelta Maximino intenta romper con su hijo y hacerse con el poder en Italia para esto solivianta  las tropas contra él pero los soldados son fieles a Majencio y Maximino debe marchar a la Galia junto a Constantino, allí aprovechando la ausencia de Constantino en campaña contra los francos y se proclama Augusto pero el ejército se mantiene fiel a Constantino y debe huir a Massilia (Marsella) donde cercado y capturado por Constantino es ahorcado en el 350 d. C.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies